Page 32

Educaccion_No1

Docente del siglo XXI, apuntes para su comprensión 32 Secretaría de Educación del Estado de Querétaro Dr. José Martín Hurtado Galves A partir de los cambios éticos y pedagógicos que han transcurrido en lo que va del siglo XXI, puedo afirmar que ser docente en la actualidad implica —al menos— tres cosas: 1) serlo, no parecerlo; 2) en tanto que se es, se debe actuar en consecuencia; y 3) considerar como un principio que nunca se termina de preparar para seguir siendo docente. A continuación explico, de manera sucinta, cada uno de estos puntos. 1. Ser docente, no parecerlo No se trata de una afirmación retórica, sino de una justificación ontológica: ser es ser-siendo. Así, quien es docente debe contar con una sustancia que le permita actuar éticamente a partir de quien es (aspecto ontológico) y de lo que es (aspecto profesional). El quien «es» tiene que ver con la persona, es decir con el docente como sujeto preparado para ello: para ser docente profesional (no sólo profesionista). Por otra parte, no se puede comprender a alguien que diga ser profesionista sin que haga lo que define a su propia profesión, eso sería ser no-ético; ya que lo que lo define precisamente como profesional es aquello que lo vuelve ético. Y es ético hacer lo que se tiene que hacer (lo ontológico en su proceso hacia lo deontológico). Así, los conceptos «profesional» y ético» van de la mano: se tiene que ser profesional-ético. De lo anterior se colige que quien es docente debe no serlo sólo de palabra (discurso), sino también debe hacer —sobre todo— lo que hacen quienes son realmente docentes (decurso). Pongo un ejemplo: en el caso de quienes laboran en nivel básico su labor fundamental es la docencia: a ello se tienen que dedicar con ahínco; sin embargo, quienes laboran en nivel superior —además de la docencia— deben llevar a cabo actividades de investigación y divulgación (las tres actividades forman parte consustancial de su ser-docente). Quien no realiza estas otras dos actividades —en un estricto sentido del término— no es de nivel superior (aunque labore en una institución de este nivel). En otras palabras: trabaja ahí, sí, pero no hay relación consustancial entre él (o ella) y el trabajo para el cual fue contratado. 2. En tanto que se es, se debe actuar en consecuencia El que «es», tiene que «seguir siendo». Este actuar tiene que ver con la actividad específica que realice el docente (frente a grupo, investigador, directivo, asesor técnico-pedagógico, etcétera); sin embargo, a ello se añade el hecho de que su práctica se comprenda a partir de dos factores: su preparación y la plaza que ocupa. Por ejemplo, si alguien tiene maestría debe actuar en


Educaccion_No1
To see the actual publication please follow the link above